Biopsicología

“El cuerpo humano es una máquina biológica.” La mente controla este cuerpo-máquina a través de la interacción y conexión directa con las glándulas, por medio de las hormonas y nervios. Esta relación es parte de la ciencia de Biopsicología.

El cuerpo humano está formado por los mismos cinco factores fundamentales que el resto del universo (el cuerpo físico es una parte de Saincara, mientras que la mente es una parte de Pratisaincara). Cada factor está distribuido en todas partes del cuerpo, pero está controlado por un núcleo, o cakra. Los cakras son como subestaciones de la mente ­– cada uno controla su propia área asignada. Y así como la mente funciona directamente a través del cerebro, los cakras funcionan a través de sus órganos homólogos – las glándulas endocrinas.

Las propensiones de la mente (vrttis) asociados con cada cakra afectan las glándulas y las hormonas secretadas por esas glándulas (de ahí las emociones, reacciones físicas y funcionamiento de varios sistemas del cuerpo). Así que las glándulas y las hormonas que ellas secretan también pueden afectar la mente.

Algunos ejemplos:

El Muladhara Cakra  –en la base de la columna vertebral– controla el factor sólido del cuerpo. Él forma la base del cuerpo, dando estabilidad a toda la estructura. Los vrttis asociados con él son las propensiones fundamentales de la psicología humana: éstas son kama (deseo físico), artha (deseo psíquico), dharma (deseo psico-espiritual) y moksa (emancipación espiritual). Este primer cakra es también la casa “de la divinidad durmiente,” la fuerza psico-espiritual llamada el kundalinii la cual se eleva a través de la columna vertebral de acuerdo con las etapas progresivas en el avance espiritual.

El Svadhisthana Cakra –en el nivel de los genitales– ­controla el factor líquido del cuerpo. Está asociado con las glándulas reproductoras que, una vez activo, da un sentido de obediencia en la mente, así como algo de racionalidad e inteligencia.

El Manipura Cakra –al nivel del ombligo– controla el factor luminoso. Éste es el centro de calor y energía del cuerpo. Las hormonas secretadas por las glándulas y subglándulas asociadas con él manifiestan las propensiones de timidez (vergüenza), melancolía (debido a hipersecreción) y temor (debido a hiposecreción).

El Anahata Cakra  –en el centro del pecho– controla el factor aéreo. Esto es la base del amor y de los deseos humanos más elevados. Si hay una secreción alta de hormonas en esta área, el amor por los niños se expande al amor universal. Este cakra está plenamente activo después de que las glándulas reproductoras comienzan a funcionar.

El Vishuddha Cakra –en la garganta– controla el factor etéreo. La glándula tiroides que está asociada con él regula el metabolismo del cuerpo, y da la cualidad de autosuficiencia a la mente. Espíritu pendenciero e irracionalidad resultan de la baja secreción de hormonas de esta glándula. Las glándulas paratiroides (a ambos lados de la tiroides) contribuyen a la regulación metabólica, así como a la intelectualidad y racionalidad. Una baja secreción de estas glándulas causa vanidad.

El Ajina Cakra –entre las cejas– está directamente asociado con la glándula pituitaria. Esta glándula controla todas las glándulas inferiores a través de sus numerosas hormonas y conexiones nerviosas. Éste es el asiento de la mente. Equilibra las tendencias espirituales y mundanas y causa la extroversión de la mente durante el día.

El Sahasrara Cakra está en la coronilla de la cabeza. Su glándula asociada –la pineal– es la glándula maestra, la controladora global de tanto el cuerpo como la mente. Es el reloj biológico del cuerpo, y es responsable de la introversión de la mente por la noche. Su secreción contrarresta el estrés y provoca el sentimiento de bienaventuranza.

Todas las citas, a menos que se exprese lo contrario, por Prabhat Ranjan Sarkar (Shrii Shrii Anandamurti)

tantra-yoga